domingo, 1 de abril de 2018

Todos queremos las 3 B - Bueno, Bonito y Barato



Hay que jugar dos papeles a la hora de comprar y de vender.

Si eres el comprador, pregúntate: ¿Cuánto me costaría a mí hacer lo que voy a comprar?
Si eres el vendedor, pregúntate : ¿Cuánto vale en realidad lo que vendo?

Comprar no es tan fácil y menos fácil es vender.

Cuando se compra hay que tener en cuenta tantas cosas. Seguro que todo el mundo quiere lo mejor y al mejor precio.

Pero:
¿Qué es lo mejor? Calidad, Durabilidad, Facilidad, Sabor, Textura... Mucha gente compra para impresionar o complacer la vista de los amigos o familiares. Compran esperando el elogio y felicitaciones. -"Wao, que lindo" Pero en realidad, le complace a usted?

Mucha gente busca recomendaciones... Eso es muchas veces inteligente si se piensa en la experiencia de un servicio o la calidad de un trabajo...Pero, quizás lo que te gusta a ti no es que tenga que gustarme a mí. Tu experiencia fue mala y la mía fue buena.

Hablo por mi experiencia. Yo no acostumbro a comprar por impulso cuando se trata de cosas importantes o que mi compra va a afectar la experiencia de mis familiares o invitados, por ejemplo. Yo hago mi asignación antes de comprar. Pregunto, leo, analizo, para eso está la Internet en estos tiempos... Pero, hasta eso se manipula. Se compran y se pagan muy bien los comentarios en la Web. Usted tiene que leer entre líneas los comentarios pagados...

¿Cuál es el mejor precio?

Para eso se inventaron las marcas y las reputaciones.
Barato, ¿Qué es barato? Yo entiendo que lo barato es una de dos cosas : Que es malo, que no funciona como se supone, de baja calidad, poca durabilidad y/o hasta feo o desagradable. La otra:  que está pagando menos de lo que vale o hay poca ganancia para el vendedor.

Caro, ¿ Qué es caro? Hay dos percepciones. Una,  que la ganancia es muy alta cuando comparas lo que compras con otros de la misma calidad o que el valor de los materiales, mano de obra, etc.  es alto y hay que pagar por lo que vale si es eso lo que uno quiere.

Si quieres un Mercedes Benz, sabes que vas pagar  más de lo que vale un Toyota.

Vamos a volver a las 3 B's...

Como dije hay que jugar los dos papeles. Me gustan los pasteles o los bizcochos mojaditos. Yo no los se hacer así que tengo que pagar a alguien que tenga el conocimiento y el tiempo que toma hacer un bizcocho o un pastel. Antes de ofender a la doña diciéndole que está caro...  sume, reste y mire a ver si usted lo haría por lo que pretende pagar.

Hay que pagar por la experiencia. Recuerde que muchos cobran por lo que saben y no por lo que hacen. Un bizcocho bonito lo pueden hacer muchos...¿Pero saben igual?
Muchos pueden cambiar frenos o pintar una casa... Pero, ¿estará bien hecho el trabajo?

Yo personalmente busco lo bueno, bonito y el pago Justo! No me gusta lo barato... Porque a la larga, sale caro.

Hay que probar por todos lados y quedarse con lo que verdaderamente le complace a uno. Uno vuelve a comprarle  aquel que le cobró lo justo por el trabajo o servicio que le dió.